¿Cuánto necesitas para ser feliz?

“… y lo que es más importante, topé con una nueva manera de ser feliz, una que no conlleva conseguir siempre todo cuanto quiero, sino más bien en disfrutar y querer lo que ahora tengo …” — Dee Williams. The Big Tiny, a built it myself memoir

A través de mi tan querida revista Happinez encontré un artículo interesantísimo que quiero compartir con vosotr@s: el testimonio de una mujer que a raíz de unos problemas de salud decidió darle un nuevo sentido a su vida y vivirla de una forma totalmente distinta. Las increíbles fotos del artículo “¿Cuántos metros cuadrados necesitas para ser feliz?” me impactaron muchísimo. Siempre he soñado con una casa de madera, de esas prefabricadas que son tan monísimas, con sus balconcitos, con sus techos abovedados, con sus grandes ventanas, con ese color marrón tan hermoso… Soy una enamorada de este tipo de construcciones y debo reconocer que estoy suscrita a no pocas páginas en Facebook de empresas que fabrican este tipo de hogares. Sueño despierta y suspiro cada vez que presentan una nueva casa.

En fin, que me voy por las ramas. Que la cosa va de casitas de madera pero no de las medianas/grandes (como a mí me gustan) sino de otra alternativa más pequeña (no menos bonita e igual de emocionante)… La cuestión es que el testimonio de Dee Williams en aquél artículo me hizo querer saber más. No sólo por cómo se metió ella en un proyecto tan increíble sino también en qué se siente viviendo como vive ella ahora.

Bueno, en realidad debería explicaros un poquito más de todo esto porque no he concretado mucho el tema de las “casas de madera”. A ver, el artículo de la revista trata sobre una mujer que se construyó ella misma su casita de madera sobre ruedas. Es decir: en vez de vivir en una caravana clásica de toda la vida, decidió construirla en madera y con forma de casita.

Si os enseño unas cuantas fotos, seguro que os quedará más claro:

IMG_2233

IMG_2236

IMG_2234

¿Situad@s? Vale, pues continuemos …

La cuestión es que después de leer el artículo y de buscar a esta mujer en internet, topé también con un libro que escribió sobre la experiencia de crear una casita sobre ruedas y así calló en mis manos “The Big Tiny“.

Antes de comprar un libro, siempre suelo echar un vistazo a las opiniones que los compradores anteriores han dejado registrados. En este caso no lo hice. Ni lo pensé dos veces. Cliqué y compré sin miramientos, y eso que no es un libro muy barato para ser en b/n. Después sí me fijé en las opiniones y leí que algunos de los lectores no estaban muy satisfechos porque esperaban un libro más técnico, que hablara más sobre planos, construcción, consejos, etc. Pero en mi opinión, todo eso ya lo puedes ver en la página web de las casitas sobre ruedas. No, el libro va más allá y habla de la experiencia de primera mano de una persona que se ha lanzado a vivir así; de qué la llevó a tomar esa drástica decisión, de cómo es su día a día comparando los pros y los (no pocos) contras; de qué cosas eran al principio imprescindibles para ella y cómo ha aprendido a vivir sin ellas; de cómo pasa a ser una prioridad para ti el no olvidar bajo ningún concepto apagar la estufa de gas porque vives en un espacio tan pequeño que en caso de accidente, no te da tiempo a reaccionar; de cómo disfrutas mirando las estrellas desde tu cama bajo el techo de una mini casa; de cómo la naturaleza está más en contacto contigo (te guste o no) porque no vives en una casa robusta, sino en una casita sobre ruedas…

No sé, llevo sólo el capítulo introductorio y ya estoy súper impactada por las cuatro cosas que la autora ya ha compartido conmigo (como lectora, quiero decir). Lo que quizás más me enganchó en las primeras líneas es una chorrada que curiosamente pienso yo también. A ver, esto va a sonar súper raro (y quizás algo macabro) pero, ¿no os ha pasado alguna vez que estáis a punto de salir de casa y os da por recoger todo cuanto podéis en los últimos 5 minutos para que, en caso de ocurriera algo (¡Dios no lo quiera!) y alguien ajeno a vosotras tiene que entrar en vuestra casa, que no se encuentre bragas tiradas por ahí, o calcetines esparcidos por el sofá? ¡Pues yo lo pienso tantas veces! No por tener costumbre de dejar mis bragas tiradas por doquier, pero sí de dejar la casa medianamente adecentada porque nunca se sabe… En fin, pues me hizo gracia que algo parecido pasara por la cabeza de Dee Williams una mañana que se despertó en su casita de madera. Una anécdota así de tonta se ha convertido en un nexo entre ella y yo. Dos personas totalmente diferentes sin aparentemente nada en común y un mismo pensamiento (loco y algo macabro). No sé, me hizo gracia e hizo que me enganchara todavía más a la lectura de su libro.

Avanzando un poquito más (voy por la página 57 de un total de 288), Dee habla de cómo vivía antes de embarcarse en esta aventura y me gusta que desde el principio no idealice su nuevo estilo de vida. Habla de los muchos contras que tiene la vida en la casita sobre ruedas, pero también dice que aprendes a vivir sin los lujos que en un principio consideras una necesidad imperiosa sin la cual tu vida no tendría sentido. Del 100% del tiempo, dice que el 85% son ventajas y el 15% restante son incomodidades que bueno, te joden mucho algunos días pero que no te llevan a la tumba y que aprendes a sobrellevarlos con el tiempo y la experiencia.

No es que me esté volviendo totalmente tarumba, me vaya a liar la manta a la cabeza y empiece mañana mismo a construir una casa sobre ruedas. Pero sí me parece un libro y una historia muy inspiradoras y me hace pensar en lo muchísimo que dependemos de los lujos que tontamente incorporamos en nuestro día a día.

Un día me dio por pensar en que si nos mudáramos de casa, sería una tortura tener que empaquetar todas las cosas que tenemos. Mi marido no tiene muchos cachivaches, pero yo … ¡Dios mío! No quiero ni pensarlo (me estoy santiguando…). Y esto me lleva a plantearme: ¿Qué es realmente imprescindible para mí? ¿De qué material no podría separarme nunca? 

Lo sé, es una elección dificilísima… Pero planteemos el siguiente escenario: mañana nos vamos a vivir a una casa de madera sobre ruedas. Sólo tiene 8 metros cuadrados y sólo podemos llevar lo absolutamente imprescindible. ¿Qué material de scrap/artjournal te llevarías? Interesante pregunta, ¿verdad? 😉

Mientras lo pensamos detenidamente, yo me voy a poner a garabatear un poquito en mi diario, a ver qué cosas interesantes me salen después de esta reflexión…

collage bienve

Anuncios

19 pensamientos en “¿Cuánto necesitas para ser feliz?

  1. Bienve te estaba leyendo absolutamente ensimismada… Yo he descubierto que soy feliz sin mis cosas. Cuando estoy en Asturias, o cuando estuve en Almería, o cuando voy una semana a un sitio de vacaciones, por ejemplo cuando fui a tu casa por tu boda… descubro que no extraño ninguna de mis cosas… sino quizás las ganas de llegar a mi casa y punto… es decir, de estar en casa con mi gente. Sin embargo, cuando estoy en casa, sí que le doy más valor a las cosas del que tiene. Un día rompí un plato y me quedé con los trozos en la mano, a punto de gritar, porque se me había desparejado la vajilla hasta que pensé… “si es sólo un plato”. Y es que a veces no somos racionales con lo que realmente importa. Por .eso yo suelo hacer limpiezas profundas cuando me da la crisis… de tirar lo que llevo más de un año sin usar, y también de limpiarme yo a fondo, en plan baños, exfoliaciones…. y cuando todo queda limpio y te libras de lo que sobra, sientes una sensación de bienestar impresionante.

    Me gusta

  2. Jajaja. No estás tarumba , no…..yo no soporto salir de casa y dejarme las camas deshechas….ni hablar. Y ventilar cada dos por tres por si viene alguien???? La verdad que nos creamos necesidades que no lo son tanto y al final vivimos totalmente condicionados por ellas. Pero eso de tener que elegir…..ays …no podria, de verdad, ahora mismo no. Tengo un montón de proyectos en mente, con sus innumerables trastos. Y que me gusta a mi un trasto…..Que al final me paso el dia renegando cuando voy a limpiar…..buffff. Pero si que es un sueño para todo el mundo vivir de la manera que vive la autora del libro, sin necesidades mal creadas, sin tanto agobio de trasto que nos ocupa la mitad de nuestra vida….seria bonito, si. Quizás para la jubilación, no???La casa desde luego es una cucada….

    Me gusta

    • ¡Menos mal que no soy la única con este tipo de manías! 😛 jejejeje. A mí también me obsesiona ventilar la casa. Haste en invierno,con las ventanas de par en par. Yo con los olores es que soy muy maniática 😛

      Quizás nosotras no tengamos que ser tan drásticas para empezar, pero sí hacer caminito. Pensar en qué es ahora mismo innecesario para nosotras, de qué podemos prescindir porque no le hemos dado uso, por ejemplo, durante un año o incluso dos… ¿Realmente lo vamos a utilizar? ¿Después de tanto tiempo olvidado? hhhmmm… 😉

      Me gusta

  3. Interesante. Yo no sólo recojo la casa antes de salir, también cuando me voy a acostar. Estoy completamente de acuerdo con que vivimos con muchas más cosas de las que necesitamos. Tenemos una autocaravana y es interesantísimo ver qué es imprescindible para mi marido, para mis hijas y para mí.

    Me gusta

  4. Interesante, realmente. Creo q al sarir de casa no me falta lo típico, documentos, móvil y llaves de casa. Y aunque no me ha dado por imaginar q pasaría en mi ausencia de casa, sí he imaginado qué me llevaría si de pronto hubiera un incendio o terremoto (o algo parecido. …aunque por esta zona de España es casi imposible q eso último suceda). Así q no se que es mas macabro jajaja. Total, que me veo llevándome mis documentos y tarjetas (tarjetas del medico, de crédito/débito…) el móvil y su cargador (?? jaja), y en esa desesperación (imaginando yendome de esa forma, entiéndase) me llevaría mis botas de montaña y unos calcetines (me veo con las zapatillas de andar por casa) , alguna mochila (tendria q hablar de lo q suelo llevar en la mochila/bolso q no es poco jaja) y el primer abrigo q tenga mano. Creo q no tendría tiempo para coger nada de lo q me gusta (mis lanas, fieltros, papeles, lapices, pinturas…mi agenda! Q sin mi agenda parece q no tengo memoria últimamente….).

    En fin que….después de divagar aquí contigo un poco, gracias por el post! Sin duda ese tipo de lecturas o documentales donde nos cuentan algo así como la protagonista del libro q estas leyendo, nos da q pensar. Y mucho.
    Pero entre nos, hace tiempo en un viaje q hice con una amiga, un poco en plan mochilero por mi tierra Perú, nos dimos cuenta q con muy poco se puede estar. Tu me neceser, un par de mudas de ropa, y documento y dinero (ains….si vas ajustado mejor en metálico, q con tarjetas según donde no haces nada) y buen humor. Eso sobre todo, q no falte una sonrisa y ganas de sorprenderte y disfrutar de las cosas diferentes. 🙂

    Ups! Perdona el rollazo jejeje. Besotes!

    Me gusta

    • Jooo qué interesante tu comentario Gretna. Muchas gracias!!!! Ostras, curioso que lo primero que piensas son cosas de “supervivencia” pura y dura. Me gusta!!! Me has dado que pensar tú también. Muy muy interesante!!!!! Gracias por tu comentario florecilla 🙂

      Me gusta

  5. Interesante. A mí no me gustaría vivir así, porque me encanta hacer manualidades y esparcirlo todo en el proceso, y para ello necesito espacio, pero sé que podría adaptarme si fuera necesario y no sería el fin del mundo. Aunque sí me parece intersante como desconexión temporal, en plan vacaciones o fin de semana alejados de todo.

    La cita sobre la felicidad me recuerda a una conversación que tuve una vez con una amiga. Que me decía que cuando tuviera X y Y y Z sería feliz, y yo le dije que pensando así, que necesitas cosas materiales realmente innecesarias para ser feliz, nunca lo sería. Ella me contestó que yo también quiero muchas cosas y mi respuesta fue que sí, que me gustaría tenerlas, pero que ya soy feliz, las tenga o no. Creo que es parte de la clave, saber disfrutar de lo que tienes, y ser capaz de hacer proyectos y de tener sueños sin que te agobien y obsesionen, sin llegar al punto de que tú sola te crees una necesidad innecesaria que condicione la felicidad.

    Vaya chapa te he soltado, hahaha. Bueno, si algún día consigues una casita de madera, que espero de corazón que sí, ya nos la ensñarás, que seguro que tiene ese toque mágico que le sabes dar a todo.

    Muchos besos preciosa!

    Me gusta

    • Me encanta tu reflexión Mayumi. Es cierto que si te pones a pensarlo detenidamente lo que te hace feliz son cosas muy concretas y sí, lo material te aporta un extra de felicidad (y confort) en la vida, pero lo esencial son “cosas” que no tienen por qué ser materiales. Buena y bonita reflexión Mayumi 🙂 Gracias por comentar!

      Me gusta

  6. A mi me pasa lo mismo… Es deformación infantil, creo. Mi madre es de las que siempre, antes de salir por la puerta de casa, aunque sea a comprar pan: “camas hechas, fregadero vacío y todo recogido”, claro que ahora la entiendo… con una hija adolescente la frase de marras se te queda en la cabeza en modo “Bucle”… y termina siendo una Misión Imposible, jaja

    Me gusta

  7. Hola guapi que bonito post pues yo con tu comentario pienso igual me siento identificada pensava que yo era rara y maniatica de dejar todo recogido antes de salir de casa pues igual pero veo que no y con los comentarios de las compis no se que decirte porque te diria lo mismo que ellas asi que ya sabes mi opinion , , besitos

    Me gusta

  8. Cómo somos… Yo pienso más de una vez “Voy a recoger antes de salir por si acaso..”, No me gusta guardar cosas ni llenar la casa de muebles, tengo lo justo (excepto si hablamos de scrap, aunque con esto también intento controlarme). Muchas veces pienso de cómo viviría en una pequeña casita a orillas del mar haciendo scrap (demasiado idílico…) y dando largos paseos por la playa (es mi sueño para cuando sea viejecita). El único apego real que tengo es mi familia, si no… creo que sería mucho más aventurera de lo que soy. Muchas veces he pensado de cómo sería viajar en caravana y hace un par de años intenté llevarme a mis sobrinas en un viaje en caravana, a la aventura; pero finalmente a sus padres les dio un poco de cosilla… y no nos fuimos. En fin, que te entiendo perfectamente. A veces cogería “carretera y manta” y a ver qué pasa. Pero !ay las obligaciones!, el trabajo (agradecida, claro) y la rutina… te alejan de esos sueño. Menos mal que siempre queda el verano para una escapada.

    Me gusta

    • …siempre queda el verano… y la esperanza del premio gordo en la Primitiva o los Euromillones 😉 jijiji. Y si no, nunca se sabe. Igual algún día sí que nos liamos la manta a la cabeza y nos lanzamos a la aventura. ¿Quién sabe? 🙂 jijiji. ¡A la aventura!

      Me gusta

  9. Yo tengo una casa que para dos personas es grande,así que para la vida diaria usamos ,solo la mitad,en la parte que no usamos,mi esposo guarda su moto y todooooo lo que el quiere.(es mecánico,bombero y motoquero)._ Y en la otra habitación, es mi atelier….mi casita mágica. Hasta tengo una cama,mi rincón de pintura,mi biblioteca done escribo y pronto sale mi ultimo libro ,mi guitarra eléctrica, mis cuadros y mi mesa amarilla con sus 10 sillas.Cuando entro allí, pongo pasador,y me desconecto a la superficie terrestre. Si tuviera que salir apurada,no miraría hacia a tras,solo levantaría mi cartera ,siempre esta lista,con la biblia dentro. Esa seria todo lo importante.

    Me gusta

  10. Hola!! Soy Mari. Antes de nada decirte q te vi por primera vez en creativa BCN y Me encanto tu libro y tus trabajos. Aunque aún no me he atrevido con el art journal!! De momento tengo bastante con el scrap 🙂 con dos niñas, el trabajo y el scrap es suficiente!!!
    Pues bien, me suscribi a tu blog pero hasta ahora no he podido leerte.. Sólo decirte q transmites un megabuen rollo que no te imaginas!! Mil gracias por tus palabras, por compartir tus trabajos y por tus consejos… Y en referencia a tu publicación, no estas loca, yo soy igual!!! No vaya a dejar las camas sin hacer o algo por en medio y luego imaginate…. Pense q eso me pasaba sólo a mi y alivia ver q no jaja…
    Y lo de pensar q me llevaria tb lo pienso a diario. Realmente a veces no sabemos valorar lo q vale la pena y lo q realmente importa q la vida son 4 días!!! Bueno corazon q desde ya tienes una super fan 😉
    Que tengas un buen dia!!!

    Me gusta

¿Quieres dejar un comentario en esta entrada?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s