En todos los sitios se cuecen habas…

¡Hola bombones!

Iba siendo hora de otra tanda de “desahogamiento”. Llevo varias entradas positrónicas con tutoriales y quizás os hayáis preguntado si mi pequeña racha de pataletas ya estará olvidada en algún rincón de mi memoria, bien lejos de mi vida.

En realidad no. Sí que han cambiado muchas cosas y estoy orgullosa de mí misma por las decisiones que finalmente he tomado. Sí: he cambiado de trabajo. Hace muy poquito, todo hay que decirlo, pero suficiente para poder decir que en todos los sitios se cuecen habas. Pero no adelantemos cosas. Vayamos pasito a pasito.

Tu cuerpo es INTELIGENTE y sabe perfectamente cuál es la decisión correcta, ¡SIEMPRE!

Por eso NO me arrepiento PARA NADA del paso que he dado. A pesar de la seguridad de un trabajo que conoces, que dominas a la perfección, que llevas haciendo durante muchos (muuuuchos) años, a veces llega el momento de decir adiós. Necesitas un cambio, necesitas aprender cosas nuevas, necesitas desperezarte y quitarte las telarañas porque el mundo sigue dando vueltas y cuando te quieres dar cuenta, te has quedado “anticuada”. Muchos trabajos son muy mecánicos, muy repetitivos y cambian muy lentamente o prácticamente nada. Si eres una persona de culo inquieto, que quiere aprender (ojo, no digo progresar en alguna escala empresarial; me refiero a que tienes ese gusanillo de querer ver qué más se cuece en el mundo del trabajo), es fácil que llegue un punto en el que no puedas sacarle más a tu puesto. Entre otras cosas, es lo que me ocurría a mí. Así que, con mucho temor pero también con mucha ilusión por algo nuevo, tomé la arriesgada decisión de decir adiós a mi antiguo trabajo y lanzarme a una nueva oportunidad.

Por supuesto: “no siempre es oro todo lo que reluce”. Ni por un lado ni por otro. Muchos empresarios se quejan de los candidatos “engañan” en sus currículums. Esto es cierto (lo he vivido cuando entrevisté a varias personas que me sustituirían en mi antiguo trabajo), pero por otro lado, cuando tú te vas a otro sitio, tampoco te cuentan lo que te vas a encontrar. Incluso si están muy interesados en pescarte, te lo pintan todo de un modo tan divino que … bueno, no siempre es todo tan de color de rosa 😉

No digo que me haya pasado a mí, pero ya se sabe, “no es oro todo lo que reluce”. Pero bien, yo me he tomado este cambio (o más bien, pretendo tomármelo) como un crecimiento personal. Como un “borrón y cuenta nueva” para ponerme a prueba a mí misma, mis capacidades de adaptación y sobre todo y ante todo: aprender a decir NO. “No voy a hacer ésto que no me compite” o “No voy a aceptar esto porque creas que puedes imponerlo“. Lamentablemente he sido siempre una persona que a todo dice que Sí. Que quiere hacerle favores a todo el mundo y que da siempre su brazo a torcer. Necesito sacar un poco a esa Bienve-de-mala-leche que sé que duerme por algún rinconcito de mi ser, despertarla y decirle “ayúdame a ser un poquito más dura, que en este mundo tan competitivo no puedo dejar que siempre me coman a mí. ¡Yo también quiero comer!“. No quiero decir que quiera hacerle mal a nadie. ¡De eso ni hablar! Pero sí atreverme a caer mal o a pasar el mal trago de “ponerme roja una vez pero luego nunca más”.

Poner límites. Pegar un buen manotazo sobre la mesa. 

También me tomo esta nueva experiencia como una prueba de aguante, de adaptabilidad, de aprendizaje de mí misma, mis limitaciones y de lo que soy capaz de hacer, tanto si las condiciones son favorables como si no lo son. Y yo ya tenía muy presente que lo más probable es que no lo fueran. Porque, y me repito una vez más “en todos sitios se cuecen habas”.

A veces hay que recorrer caminos equivocados para encontrar el correcto.

Reconozco que no soy feliz al 100%, incluso reconozco que ya he pasado por mi primera vez de volver a casa llorando de mi nuevo trabajo. Falta de organización, órdenes contradictorias, falta de una formación que no me han dado… Y a pesar de todo esto, no me arrepiento de mi decisión, de haber dejado lo conocido para aventurarme en algo que sé que me costará esfuerzo, trabajo y lágrimas. Pero estoy dispuesta a pasar por este proceso para aprender y para crecer, no en alguna empresa (nunca me ha importado crecer en ningún puesto, es más, mi sueño es no tener que trabajar nunca jamás, por lo que no persigo llegar a ser un alto cargo en ningún sitio que no sea el mío propio): quiero CRECER YO. Quiero conocerme yo misma, quiero saber de lo que soy capaz. Quiero quererme a mí misma y cuidar de mí misma y ser la primera persona en defenderme a mí misma. Y sabía y lo sé todavía que necesitaba este cambio y esta “prueba” para llevar a cabo este proceso de aprendizaje. No sé cómo acabará, pero sé que he elegido bien. Me dure este nuevo trabajo una semana, un mes, un año o siete más. Sé que las decisiones que tomamos son por una razón. Sé que todo lo que nos ocurre en nuestra vida es una prueba para crecer. Puede que al principio no nos parezca que hayamos tomado la decisión más acertada, pero si tenemos paciencia y sabemos sacarle el juguito de sabiduría a nuestra situación y lo que nos rodea, aprenderemos cosas muy valiosas para el siguiente paso/etapa.

 Se acabaron las excusas

Siempre me he escondido tras la Bienve-que-siempre-decía-que-sí-a-todo. ¡Se acabaron las excusas y los juegos de escondite! Una fuerza ENORME se esconde dentro de cada un@ de nosotr@s y está a la espera de que le demos rienda suelta.

Tener valor no significa no tenerle miedo a nada; significa reconocer lo que nos produce temor y enfrentarnos a ello.

Quizás siempre he puesto la excusa de que me producía temor todo lo que hay en el exterior y que “no puedo controlar”, pero ¿y si en realidad temo descubrir que soy yo la que me impongo mis propios límites, la que soy mi peor enemiga? ¿Y si me liberara de todo y me lo tomara todo como un “juego de la vida”? ¿Y si de repente, dejara de tener miedo de los “y qué pasará si…“?

No deberíamos temer a tomar nuestras propias decisiones …

Y esto, mis queridas florecillas, es todo por hoy. Namasté mis amores!

IMG_4149

Anuncios

26 pensamientos en “En todos los sitios se cuecen habas…

  1. Bienve, no has pensado nunca en monetizar tu blog. Con la de cantidad de visitas que tienes con unos buenos enlaces de afiliación, Bloggers que recomienden tus productos etc… Podrían tener un sueldo de tu pasión y ser dueña y jefa de ti misma, viajar y conocer otras scraperas internacionales … Etc… Y siendo honestos y sinceros con tu audiencia, monetizar el blog no es engañar a nadie… Es que te veo tanto potencial .. Eso sí tendrías que dejar WordPress.com migrar a WordPress. Org, aprender un poco de SEO etc… Pero es posible.. Si te puedo ayudar en algo dime.. Un beso.

    Me gusta

    • Pues sabes qué, que igual algún día me animo a hacerlo 😁 la cuestión es que no sé si seguiría disfrutandolo como lo hago ahora, que me da la impresión que escribo como para mí 😁 aunque sé que me lee mucha gente… En fin, q no descarto nada en está vida. Gracias florecilla por tu comentario❤

      Le gusta a 1 persona

  2. Hace poco leí un artículo en “la mente es maravillosa” que decía que hacen falta cambios externos para que se produzcan cambios internos. Estas en el buen camino Bienve! Renovarse o morir!!! Muchas besos y ánimo guapetona!!

    Me gusta

  3. Suerte en esta nueva etapa! Estoy segura de que te va a ir todo genial!!! Enhorabuena por el gran paso que has dado y ahora a disfrutar!!! 😚❤️ Besooos

    Me gusta

  4. Gracias por compartir esto con nosotxs y por expresar tanto las cosas buenas, como las malas. Los cambios son difíciles y ningún trabajo o empresa es perfecta.
    Mucha suerte en esta nueva etapa!

    Me gusta

  5. Los cambios siempre traen cosas positivas. Hay que ser valiente para llevarlos a cabo (fácil de decir, difícil de llevarlo a término), porque no todo el mundo se lía la manta a la cabeza, preferimos quedarnos en nuestra zona de confort, sin ir más allá; a veces por pura comodidad o, es cierto, miedo e incertidumbre. Mucha suerte en esta nueva etapa, seguro que será muy fructífera personal y profesionalmente. Más vale intentar las cosas que quedarnos con el “y si hubiera…?”. Si nos equivocamos, se rectifica; pero al menos se intentó. Eso ya de por sí es una satisfacción. Ánimo!!!!

    Me gusta

  6. Hola Bienve!
    Me llamo Bea y vivo en Mataró. Hace un añito o por ahí que estoy empezando en este mundo del scrap, y sigo tu blog. Gracias por tus aportaciones y por tu esfuerzo constante. También decirte, que soy estudiante de psicología y en base a mi experiencia propia y leyéndote, me sabe mal la situación por la que estás pasando. Veo varias cosas a raíz de lo que has escrito, que creo sería mejor comentartelo por email. Si me pasas tu dirección te escribiré un email con mis ideas y conclusiones, para que tú puedas rebatírmelos y comentarme algo más.

    Me gusta

  7. Mi pequeña princesa!!! Estoy de acuerdo en que a veces hay que parar por un momento levantar la cabeza y ver que ocurre a nuestro alrededor… y es entonces cuando dices… iepaaaa!!!! yo también quiero comer, no por ello dejarás de ser tu, ni perderás tu esencia, sino que te sentirás bien, alomejor despistada con esa sensación de… uhhh he sido yo¿? pero luego… te aseguro que te sentirás reconfortada contigo misma, y con lo que eres capaz de hacer y sentir. Los cambios siempre son muy positivos, y te irá bien mi niña! confía en ello, y sino siempre habrá solución y aquí estaré yo para lo que necesites como siempre!!! Lofiu Princess!!!

    Me gusta

  8. Hola cielo !! Que bonito si señor me encanta tu relato y te doy todo mi apoyo que te vaya muy bien en esta neva etapa seguro que si ha veces vale la pena reciclarse sin tener miedo y mucha valentia y eso es lo que tienes tu al hacer frente todo lo que pienses si es cierto todo lo que dices que no es oro todo lo que reluce pero tomar decisiones porque no si no lo pruebas no lo sabes asi que adelante animo y optimismo y si se saca un poco de caracter a veces tambien va bien poner ha alguien en su sitio verdad gracias por estar hay y dandonos esta confianza asi que si necesitas algo no quedes nunca que aqui estoy yo preciosa tambien en toda confianza y de todo corazon un beso

    Me gusta

  9. Ánimo Cinderella… has sido muy valiente saliendo de tu zona de confort. Eso es algo que nos cuesta a todos mucho y que todos deberíamos hacer. El acomodarse es contraproducente para el cuerpo y para la mente (olé pareado me ha salido, jeje). Lo que tienes que tener claro es que vales mucho y que decir que NO es fundamental porque, lamentablemente, estamos en una sociedad en la que los buenos pasan a ser tontos y los malos son los bien vistos, pero lo que si es inevitable es que el tiempo termina por poner a cada uno en su lugar. Un besazo muy grande y continúa adelante que tú lo vales…

    Me gusta

  10. Parecía que estabas en mi mente y decías cada palabra, parece que estamos en el mismo trance, necesitas desperezarte y quitarte las telarañas””” me encantó. Ojalá salga de mi zona de confort y empiece ha hacer algo por mi, gracias por tus palabras y por hacerme sentir que no soy la única, beso grande desde Mendoza Argentina ♥

    Me gusta

¿Quieres dejar un comentario en esta entrada?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s